Cambiar la frecuencia del mando del garaje

La seguridad en el acceso al hogar es innegociable, por eso es posible que de vez en cuando necesites cambiar la frecuencia de tu mando del garaje. ¿No sabes cómo hacerlo? No te preocupes, en el siguiente post te vamos a explicar en profundidad su funcionamiento, para que entiendas la complejidad del mismo y completes el proceso con todas las garantías.

¡Empezamos!

La evolución del mando del garaje

Todo mando de garaje es, en realidad, un pequeño transmisor de ondas de radio. Cuando se presiona sobre el botón central, este transmisor se enciende y envía un código a un receptor sintonizado en la misma frecuencia (ubicado en el propio garaje o en el automóvil). El intervalo que emplea se sitúa entre los 300 y 400 megahercios.

Los primeros mandos aparecieron en la década de los 50 y eran dispositivos tremendamente sencillos. Enviaban una señal universal y la puerta se abría automáticamente, ocasionando un enorme problema de seguridad. Al compartirse la misma frecuencia, cualquier vehículo podía acceder a garajes ajenos. Esto, claro está, provocó el primer salto adelante en lo que a complejidad tecnológica se refiere.En la década de 70 los abridores remotos demostraron su sofisticación. Fue entonces cuando se desarrollaron los chips controladores y los DIP.

Estos últimos contienen ocho interruptores diminutos integrados en una pequeña estructura, y se encuentran soldados en la placa de un circuito. Por lo tanto, la puerta del garaje solo respondía cuando los interruptores DIP del receptor estaban bajo el mismo patrón. La seguridad avanzó unos cuantos peldaños, pero aún quedaba mucho que mejorar.  Ocho interruptores DIP posibilitaban un máximo de 256 combinaciones posibles, algo insuficiente si se quería alcanzar una privacidad 100% efectiva. ¿Cómo operaban estos dispositivos? Acudiendo a su composición, constaban de dos transistores y un par de resistencias, y se alimentaban a partir de una batería de 9 voltios, que es tan común como la de las radios.  En la actualidad todo esto ha quedado atrás, su rendimiento es infinitamente más fiable y efectivo, y obviamente el número de combinaciones ha dejado de ser un dolor de cabeza.  

¿Cómo funciona el mando del garaje?

Tanto el transmisor como el receptor utilizan el mismo generador de números pseudoaleatorios. Cuando el transmisor envía el código de 40 bits que maneja, se vale del generador de números pseudoaleatorios para establecer un código, que queda almacenado en la memoria. En el otro extremo (el garaje), cuando el código en cuestión llega al receptor, utiliza el mismo generador de números pseudoaleatorios. De esta manera, transmisor y receptor quedan permanentemente sincronizados. La puerta del garaje solo se abre si se recibe el código esperado.

Los mandos antiguos enviaban el mismo código de 8 bits basado en el patrón establecido en los interruptores DIP. Cualquiera podía capturarlo con un escáner de radio y retransmitirlo fácilmente para abrir la puerta. Con las combinaciones variables, robar la transmisión es un objetivo inútil. No hay forma de predecir qué número aleatorio manejarán el transmisor o el receptor. Con billones de posibilidades, tampoco hay método de escanear todos los códigos (porque llevaría años hacerlo).

Averiguar la frecuencia del mando del garaje

El sistema más efectivo es empleando un frecuencímetro. No obstante, no siempre se dispone de uno y es conveniente estar familiarizado con estas alternativas: 

  1. Chequeando la pegatina o marcado en el propio mando del garaje. En España es fácil comprar dispositivos con frecuencias comprendidas entre los 433.92 MHz y los 868 MHz. Estas son las horquillas más comunes, pero además es habitual encontrar cifras de 30.035 MHz y 29.990 MHz, también llamadas de cuarzo. Por otra parte, las que manejan de 200 a 300 MHz han caído en desuso y están prohibidas en nuestro país. BASTA CON MIRAR en la parte de atrás del mando del garaje, que incluye una pegatina identificativa o marcado del modelo, con la información exacta de la frecuencia.
  1. Manuales descargables desde la web del fabricante. Si tu mando no tiene pegatina o esta se encuentra envejecida (imposibilitando la consulta), otra vía aceptable es entrar en la web del fabricante para buscar el manual oficial. Esta información debería ser fácil de encontrar, y existen websites especializados que la proporcionan esta documentación de manera 100% gratuita.

Cambiar la frecuencia del mando del garaje

Al abrir el compartimento de la pila del mando puede comprobarse como en la parte alta del mismo hay un mini conmutador con varias posiciones numeradas: arriba, centro y abajo, del 1 al 3.

Antes de proceder, es de rigor anotar las posiciones actuales (por si acaso has de restablecer el código actual). Luego hay que que abrir el receptor del mecanismo de la puerta del garaje, donde existe otro conmutador semejante que ha de estar con las mismas posiciones del mando. Todo eso dependerá de la marca y modelo del aparato, por lo que hay que prestar atención a este detalle. Cambiando un sólo dígito de posición en ambos, se cambia el código de frecuencia. Por último, se comprueba el funcionamiento y se anota la cifra.

Disponer de un abridor inteligente, que se controle desde el móvil, facilitará la vida de cada uno de los propietarios. Estos instrumentos son verdaderamente prácticos y, una vez instalados, su manejo es fácil e intuitivo para todos.

El Starter Kit de HOMYHUB se implementa en la puerta del garaje para su correcto funcionamiento. Podrás administrar permisos y dar acceso a miembros de tu familia e invitados ocasionales. También puedes activar la opción de apertura automática en momentos concretos.

Con HOMYHUB el garaje se convierte en un centro inteligente y se potencian todas sus posibilidades. Todo ello con un dispositivo fácil de instalar y una aplicación sencilla de usar, intuitiva y rápida.

HOMYHUB tiene la misión de facilitar la gestión de los garajes y la integración con Siri, Alexa o Google Home permite que esto sea posible. Se acabaron las molestias que generan los controles remotos o llaves de garajes. Estarás seguro, conectado y con acceso total, con indiferencia del tipo de smartphone que manejes.

FV

FV

Diseñador gráfico y web, con ganas de trabajar y aprender todo lo posible de este campo tan variado. Creativo tanto en la vida laboral como personal. Diseñar es el arte de transmitir gráficamente lo que uno imagina. Imagina, crea, diseña.

Deja una respuesta