Consejos ergonómicos para diseñar tu área de trabajo

La ergonomía es un conjunto de conocimientos que intenta adaptar los productos, las herramientas, los espacios y el ambiente en general a las necesidades de las personas. En el entorno laboral, su principal objetivo es mejorar la eficiencia, seguridad y bienestar de los trabajadores. 

Como la ergonomía se centra en las personas, estudia sus reacciones, capacidades y habilidades, de manera que se pueda diseñar elementos y un área de trabajo ajustado a las competencias del personal, a fin de conseguir unas condiciones óptimas de confort y eficacia productiva. 

Cuando se observan las áreas de trabajo desde el punto de vista ergonómico pueden encontrarse problemas en diferentes cuestiones, tales como: 

-Las condiciones ambientales: iluminación, ruido, temperatura, vibraciones. 

-El diseño: espacio disponible, altura, herramientas utilizadas, entre otros. 

-La carga física del trabajo: es un conjunto de requerimientos físicos por parte del trabajador que suponen un consumo de energía como las posturas forzadas, movimientos repetitivos, manejo manual de cargas, fuerza. 

-Los aspectos psicosociales: son condiciones que se encuentran presentes en la situación laboral y están directamente relacionadas con la organización como la presión, participación en la toma de decisiones, relaciones entre compañeros de trabajo.

Afortunadamente, si se encuentra algunos de estos problemas la ergonomía propone distintas soluciones para reducir sus efectos sobre el trabajador. Muchas de estas son sencillas y de fácil aplicación. Por ejemplo, si la ubicación de algunas cosas no están correctas podría cambiar de posición sus herramientas de trabajo. 

Por esta razón, a continuación le mencionaremos más recomendaciones: 

  1. Elija el escritorio con el que mejor se adapte 

Los escritorios deben facilitar su área de trabajo y deben adaptarse a sus necesidades. Asimismo, debe contar con espacio suficiente para su material de trabajo y también debe incluir elementos que permitan el uso de equipos tecnológicos.  

Las normas ISO sugieren que los escritorios tengan 75 centímetros de altura, ya que permite una buena posición al usar el ordenador. Si la altura no es correcta es posible que corra riesgos de hacer esfuerzos en la musculatura del brazo y la espalda, afectando a la columna. 

  1. Adquiera productos multifunción 

Con el avance de la tecnología nuestras necesidades se han incrementado notablemente, sobre todo en un ambiente laboral. En el mercado encontramos una serie de productos especializados que facilitan nuestro trabajo, sin embargo no nuestro espacio. 

Si tu productividad va de la mano con lo tecnológico, debes optar por productos que brinden diferentes funciones. El famoso: todo en uno. 

Por ejemplo, ¿a quién se le ocurriría comprar una impresora, un escáner y una fotocopiadora por separado? Una impresora multifunción brinda estas tres funciones en un solo producto. Al elegir un artefacto ten en cuenta el ahorro de dinero, de energía eléctrica y de espacio. 

  1. Opte por sillas acolchadas regulables y con reposabrazos 

Las sillas de oficina deben tener una serie de condiciones ergonómicas. Es preciso que cuente con un mecanismo de regulación que permita controlar la inclinación del asiento y espaldar. Las sillas con reposabrazos facilitan el descanso del cuerpo y evitan dolores en la espalda y hombros. La guía de mobiliario de la UNESCO menciona que el soporte de la silla debe mantener la columna vertebral alineada. 

  1. Preocúpese por las condiciones físicas 

Es importante hacer hincapié en la iluminación, ya que esta fomenta la creatividad y la concentración. Se recomienda ubicar los muebles donde se pueda aprovechar la iluminación natural. Si se trata de luz artificial, los puntos de luz deben estar situados encima y a ambos lados del escritorio. 

  1. Factores a tener en cuenta 

Los equipos que están en el área de trabajo también facilitan sus labores. Las pantallas del ordenador deben situarse a la altura de su vista, de forma que pueda permanecer sentada sin adoptar una mala postura. También se recomienda utilizar almohadillas para el mouse y reposamuñecas, estos elementos deben estar correctamente alineados. 

  1. Fomente el tiempo de dispersión 

Desde el punto de vista de los principios ergonómicos, es fundamental tener unos minutos de dispersión. Se pueden disponer zonas de relajación o áreas de descanso para aliviar el estrés del trabajo. Estas recomendaciones aumentan los estándares de calidad y disminuye la fatiga e inconformidad.  

FV

FV

Diseñador gráfico y web, con ganas de trabajar y aprender todo lo posible de este campo tan variado. Creativo tanto en la vida laboral como personal. Diseñar es el arte de transmitir gráficamente lo que uno imagina. Imagina, crea, diseña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *