Dominios y backorders ¿Lenguaje indescifrable? ¡En Absoluto!

Parece que a la mínima que escuchamos un anglicismo suena a tema complicado. Si lo sumamos a no estar nada puestos en las tecnologías, mal asunto. Pero para nada, los dominios son un tema perfectamente factible y de gran importancia para el desarrollo de webs corporativas o de ocio.

Ligados a los dominios suelen ir términos como renovación, sistemas de captación (backorders), TDL… ¿qué es eso? Tranquilo, no es tan difícil como suena. Cada materia tiene un lenguaje propio y esto forma parte del de los dominios, echa un ojo a la siguiente explicación que te detallamos:

Los dominios web de sitios online hacen referencia a la dirección de la página, es la forma que tiene el navegador de dirigirte a dicha página que buscas.

Los dominios se forman por dos elementos: nombre y extensión. El nombre del sitio web es lo primero que vemos, por ejemplo, en “Google.es” sería Google, y la extensión del dominio es lo que le sucede “.com o .es”.

Del registro del dominio se encarga la Corporación de Internet para Nombres y Números Asignados o ICANN, por su nombre original en inglés. Esta organización no es más que una entidad internacional sin ánimo de lucro responsable de alojar direcciones IP, gestionar dominios genéricos y territoriales, y asignar identificadores de protocolos. Asimismo, se encarga de delegar la gestión técnica de los Servidores Raíz que ordenan el tráfico en Internet.

El dominio se traduce en eso que escribimos en el navegador para encontrar una página, de no contar con ellos supondría que tendríamos que conocer las direcciones IP específicas de los servidores. Esta alternativa es, sin duda, bastante incómoda e improbable. En la era digital a tan solo un click de alcanzar prácticamente cualquier cosa, nadie espera tener que contar con un listón de IP’s como si de los años noventa se tratase.

Los dominios han de ser registrados, para lo cual existen empresas online que se dedican a ello. Adquirirlos supone abonar una cantidad inicial y, con casi total certeza, una cuota anual de mantenimiento. Además de esto, los dominios son susceptibles de ser transferidos y se pueden adquirir por conglomerados en lo que muchas empresas denominan planes integrados. Estos planes te permiten administrar el conjunto de aspectos relativos a tu cuenta de alojamiento web, así como las direcciones de correo personalizadas.

ESTOY INTENTANDO REGISTRAR UN DOMINIO Y NO PUEDO ¿QUÉ OCURRE?

Puede ser más de una cosa, pero lo más seguro es que el nombre que buscas ya esté cogido. Imagina la cantidad de cientos de miles de millones de páginas registradas que hay… lo cierto es que dar con el nombre que quieres y que esté disponible es difícil, pero existe una alternativa: backorders.

Un backorder es una petición de registro que se realiza en el momento en el quieres comprar un nombre cuyo titular no ha renovado y que está próximo a su caducidad. Esto implica estar al tanto de los nombres y pedir esa concesión antes de la expiración.

Los backorders funcionan de múltiples formas: en forma de subasta, como suscripciones, con precios fijos de captura y mezclas de combinaciones, como en Catched.com. Lo que es seguro es que el precio depende de (1) complejidad del nombre y (2) demanda de ese nombre.  Además, estos dos factores tienen una relación directamente proporcional, ya que resulta intuitivo que los dominios más sencillos son los que la gente más desea.

FV

FV

Diseñador gráfico y web, con ganas de trabajar y aprender todo lo posible de este campo tan variado. Creativo tanto en la vida laboral como personal. Diseñar es el arte de transmitir gráficamente lo que uno imagina. Imagina, crea, diseña.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *