Las relaciones del futuro

El Coronavirus ha conseguido cambiar por completo la forma de ver las cosas. Todas las rutinas y tareas se han visto forzadas a cambiar y adaptarse, incluso los más pequeños detalles. Pero sobre todo, aquello que tiene que ver con las relaciones.

Antes era sencillo y fácil. Se podía quedar con cualquier persona cuando se deseara. Demostrar el aprecio y cariño dando abrazos, besos y lo que se quisiera. Las grandes comidas en familia o con amigos, acudir a discotecas, gimnasios, o tan solo al bar más cercano. Incluso desahogarse y disfrutar de la dulce y tentadora compañía de una hermosa prepago en Pereira. En resumen, esos momentos de ocio y diversión que permitían olvidar todo el estrés, la ansiedad y evitaban la rutina.

Pero entonces llegó. Al principio parecía como una gripe cualquiera pero nueva. Poco a poco y con el paso del tiempo ha aumentado su importancia. Se ha convertido en pandemia global afectando a la vida tal y como la conocía todo el mundo en todos los niveles. Distancia social, confinamientos, uso de mascarillas y guantes… Muchas son las medidas que han tomado los diferentes países para intentar reducir el impacto en su sociedad y en su economía. 

Un parón que se ha ido alargando semanas. Prácticamente obligados a convivir con uno mismo y con los que están en la misma casa. Con horarios para poder salir a pasear y salir a aplaudir al balcón como únicos momentos “sociales”. Ni siquiera ir al trabajo para muchos y ver a los compañeros. 

Todo este paréntesis ha hecho que eso que antes era lo “normal” se eche de menos. Poder ver a los seres queridos, abrazarlos y demostrarles todo el afecto que se tiene por ellos. Familias, amigos e incluso parejas separadas y alejadas por obligación. Unidos a la incertidumbre y el miedo al contagio y ver continuamente las noticias. 

Las redes sociales y las nuevas tecnologías han tenido que adaptarse al ver el incremento tan notable del número de publicaciones, videollamadas, chats… de estos últimos meses. Las personas necesitan estar en contacto aunque sea a través de una pantalla. Incluso en el sector adulto. Multitud de escorts en Guadalajara han comenzado a ofrecer servicios telemáticos. 

Ahora que parece que el final, la completa libertad y la nueva normalidad tan mencionada está cerca, las esperanzas crecen. La posibilidad de ver a todas esas personas desde hace tanto, sin una pantalla de por medio… Es inevitable que una sonrisa se dibuje en la cara tan solo de imaginarlo. Las ganas de correr hacia ellas y darle un abrazo fuerte y eterno. Pero es importante respirar hondo y tranquilizarse. Intentar controlar esas ganas porque todavía no ha pasado el peligro.

Existen mil formas de demostrar cariño pero ahora es importante ser responsable. Seguir las recomendaciones sanitarias de distanciamiento social de dos metros y usar la mascarilla. Imaginar que el saludo, tocandose los codos es la nueva forma de abrazar. Alegrarse porque ahora se puede apagar la pantalla para poder ver en 3D a todas esas personas especiales. 

Ahora los pijamas se quedan en la cama. Volver al mundo real con algunos límites que poco a poco irán desapareciendo. Poder volver a disfrutar de la compañía de familiares, amigos y parejas, pero con algunas condiciones.

Poder charlar de viva voz, mirarse a los ojos directamente… Pequeños gestos que ahora y aunque no parecen mucho satisfacen esas ganas de verse y estar cerca de los más queridos. El peligro de contagio aún existe y es importante recordarlo. Continuar cuidando de uno mismo y de los demás. Pero ahora sin la necesidad de pensar todas las cosas que se pueden hacer en casa y todavía no se han hecho. 

Poder ver a esa amiga, pareja o familiar en su cumpleaños, invitarle a una cerveza o regalarle gel desinfectante. Detalles que ahora son todavía más especiales. Aunque todavía no se pueda ir muchas personas y estar en espacios cerrados durante mucho tiempo, hay que pensar que pronto se hará. 

Cualquier pequeña acción ahora hace más ilusión y aporta mayor alegría. Ser conscientes de lo que se hace y cuando. Incluso crear una estrategia para poder ver a todas las personas que se desean cumpliendo las recomendaciones sanitarias para evitar un posible repunte futuro y dar pasos hacia atrás. Pero sobre todo lo más importante poder disfrutar en compañía de más gente de la que se convive, poder respirar aire libre y estar cien por cien en el momento y con la compañía. 

Esta vez sí, los teléfonos ya no serán tan importantes durante esos momentos para enviar más whatsapps. Ahora la conversación será presencial e interactuar con ella resulta más interesante. Apreciar y valorar lo más pequeño e incluso hasta la más pequeña arruga cuando sonrie cualquier amigo.

Todo aquello que antes se daba por hecho o se le restaba importancia debido al ritmo de vida que se llevaba de trabajo y rutina. Eso ahora está en un segundo plano y es curioso pensar lo que más se echa de menos durante estos días de confinamiento y distanciamiento. 

Pero, ¿cuántas cosas se pueden hacer a dos metros? La nueva pregunta que muchos se hacen y es que una de las cosas buenas de estas semanas es la creatividad que ha demostrado tener la sociedad. 

Así que es hora de demostrarlo una vez más, eso sí bien equipados con guantes, mascarilla y gel desinfectante. Continuar esta desescalada, poco a poco, recuperando libertades, cuidando de uno mismo y de los que más se quiere para no contagiarlos sin querer. Es importante ser consciente que antes de correr hay que andar y antes de llover, chispea. Por lo que paso a paso se conseguirá esa ansiada nueva normalidad donde todos podremos salir a disfrutar y abrazar a todo el mundo, pero mientras tanto chocamos codos y transmitimos el cariño y el deseo a través de miradas y palabras a dos metros. Distancia que se irá reduciendo, porque juntos, unidos, está claro que todo irá bien.

Fdo.: Deborah Salas

FV

Diseñador gráfico y web, con ganas de trabajar y aprender todo lo posible de este campo tan variado. Creativo tanto en la vida laboral como personal. Diseñar es el arte de transmitir gráficamente lo que uno imagina. Imagina, crea, diseña.

Deja una respuesta