Poker Club ocupa el primer puesto en el ranking de su categoría tras más de un año de su lanzamiento

Sigue reinando en lo más alto de su categoría. Poco ha cambiado el panorama desde que hace algo más de un año saliera al mercado Poker Club, el videojuego centrado en la baraja francesa que todavía no ha encontrado un rival competente que pueda estar a su altura. Desarrollado por Ripstone Games, este título propone largas y entretenidas sesiones sobre el tapete, siempre por medio de una simulación muy detallada en la que el nivel gráfico es su principal sello identitario.

Este editor de origen inglés fundado en 2011 acumula una larga trayectoria de trabajo dedicada a la distribución de videojuegos de póker. No en vano, fue Ripstone quien se encargó de colocar en el mercado el ya clásico y veterano Pure Hold’em, que en agosto cumplirá siete años, y el célebre Póker Mega Pack, que salió en marzo de 2018. En esta ocasión, con Poker Club, la compañía pasó a convertirse directamente en desarrollador para consolas e invirtió todo su potencial en lograr un videojuego de naipes especialmente cuidado. De este modo, la mezcla de una resolución en 4K y del uso del motor gráfico Unreal Engine 4 dio como resultado la propuesta más realista que se conoce hasta la fecha dentro de una temática como esta.

Se trata de un planteamiento cuyos orígenes hay que buscarlos en la influencia que han venido ejerciendo las principales plataformas de juegos de azar. Los entornos virtuales de las mejores salas de póker online representan sin lugar a dudas el modelo a seguir para la industria del videojuego, y es que llevan años especializándose en la recreación de espacios digitales sumamente parecidos a los que podemos encontrar en el plano físico. La definición de las imágenes y la naturalidad que adopta cada uno de los objetos implicados propician que el usuario se adentre en sesiones de póker mucho más inmersivas. Aquí las cartas, las fichas, los tapetes e incluso el aspecto de los crupieres están creados a base de millones de polígonos, por lo que no es de extrañar que Poker Club tomase buena nota de todo ello.

El videojuego de Ripstone no sólo está pensado para jugadores profesionales, ya que incorpora un elemento fundamental que también lo vuelve atractivo para novatos: un tutorial personalizado. A través de este, el usuario cuenta con la posibilidad de aprender a jugar o perfeccionar sus habilidades en función del nivel que tenga. Se trata de un recurso especialmente formativo en el que además se muestran consejos y pronósticos adaptados a cada una de las partidas, por lo que el aprendizaje se convierte en un proceso interactivo.

Toda vez que el usuario cuenta con una buena base, puede adentrarse en el modo carrera, que propone un tipo de competición en la que el desafío de progresar se convierte en el principal atractivo. La idea pasa por hacer que el usuario inicie el recorrido en el nivel más elemental para que vaya avanzando poco a poco hasta llegar a convertirse en uno de los jugadores más potentes del torneo. La ambientación y la trama narrativa que acompañan al modo carrera provocan que la experiencia sea mucho más realista. De hecho, la casilla de salida se sitúa en un tugurio de la zona más empobrecida de la ciudad, y a partir de ahí se plantea una aventura llena de contratiempos que habrá que ir superando para ascender hacia salas de mayor categoría.

En esta misma línea, Poker Club incluye también un amplio ramillete de tipos de juego en los que el jugador puede seleccionar el sistema de competición que mejor se ajuste a sus necesidades, pudiendo elegir además sesiones de carácter multijugador a través de internet en las que tienen opción de participar hasta un total de 200 personas. Las partidas admiten diferentes formas de configuración y, por lo tanto, los campeonatos pueden modelarse atendiendo a variables como el modo de clasificación, la forma de obtener recompensas o la posibilidad de jugar en varias mesas al mismo tiempo. Las opciones son variadísimas.

Es precisamente esta naturaleza grupal la que ha convertido Poker Club en un referente dentro de la industria online centrada en los juegos de naipes. De hecho, aquí el juego individual no plantea tantas horas de desafío y entretenimiento como cuando se forma parte de un equipo. En cualquier caso, está claro que la propuesta de Ripstone Games, disponible para Playstation 4 y 5, Nintendo Switch, PC y Xbox, está diseñada para conseguir que el usuario disfrute en primera persona de las mismas sensaciones que se viven en una sala de póker física.

FV

Diseñador gráfico y web, con ganas de trabajar y aprender todo lo posible de este campo tan variado. Creativo tanto en la vida laboral como personal. Diseñar es el arte de transmitir gráficamente lo que uno imagina. Imagina, crea, diseña.

Deja una respuesta