Qué son y cuándo usar las geoceldas

La capacidad de construir cada vez estructuras más complejas es un síntoma inequívoco de evolución social y científica. Por supuesto, un elemento importante para lograr este cambio en las obras es el desarrollo de materiales que brinden mejor rendimiento y mayor sostenibilidad al menor costo.

En este sentido, los materiales geosintéticos llegaron para revolucionar la ingeniería. Pero específicamente las geoceldas han sido ampliamente adoptadas gracias a su versatilidad que las hace perfectas para ser aplicadas a un montón de diferentes proyectos.

Principio de funcionamiento de las geoceldas

Las geoceldas son estructuras tridimensionales (como una especie de manto con más grosor) que retienen materiales mediante un sistema de confinamiento celular. Sus celdas retienen materiales de baja capacidad portante, logrando mayor estabilidad y evitando la sedimentación.

Al recibir cargas pesadas, las partículas o estructuras que conforman estos suelos de baja capacidad portante son desplazadas debido a la acción de la fuerza. El sistema de celdas aplica resistencia suficiente (mediante expansión y flexibilidad) para minimizar o eliminar por completo este desplazamiento.

Grava, tierra compactada, arena e incluso concreto, esos son los materiales más comunes  que rellenan las geoceldas. La estabilización mecánica es una evolución que permite aprovechar los desechos locales, utilizar mejor los espacios y abaratar costos.

Estos son los usos más comunes que reciben las geoceldas:

Contención de suelos transitables

Esta característica en especial se divide en dos: superficies pavimentadas y no pavimentadas.

Las superficies no pavimentadas son características de regiones rurales y pueden presentar diversos tipos de suelo. Arena, tierra roja y grava son las más conocidas; siendo que las primeras dos son suelos que se encuentran de manera natural en algunas regiones y la grava es de bajo costo.

En estas superficies, la acción de la erosión es producida por la constante carga que reciben los suelos y la misma se acelera con las lluvias o la exposición al agua. Para estos suelos, aplicar contención celular es una solución a la medida que evitará la deformación hasta el mediano plazo.

Las geoceldas aplicaran fuerzas para disminuir el desplazamiento, manteniendo las partículas en su lugar y logrando así un suelo compacto.

Su correcta aplicación  es excavando el suelo poco más del grosor de la geocelda, para que está puesta en la superficie excavada y luego se rellene y compacte con el material deseado, preferiblemente con suelo local, y si es el recién extraído mejor.

Ahora vamos con las vías de transito pavimentadas. Un vehículo promedio puede pesar una tonelada, los camiones de carga pueden cargar ese peso dos, cuatro y hasta 16 veces según la cantidad de ejes. Mientras que un avión pesa fácilmente 60 toneladas.

¿Qué queremos decir con esto? Que las vías pavimentadas deben soportar mucho peso, por ende, la capa de suelo que está debajo del pavimento debe ser sumamente estable.

Al aplicar geoceldas bajo superficies pavimentadas, puede reducirse entre un 60% y un 30% el uso de relleno (según sea la finalidad de la vía), lo que facilita la logística y abarata costos.

Muchos países han hecho del uso de geoceldas una norma de seguridad a aplicar en carreteras con tránsito pesado y también en aeropuertos.

Muros de contención

Al pensar en muros de contención, lo que suele venir primero a la mente son gigantescas estructuras de concreto o los famosos y llamativos gaviones, los cuales han sido adoptados equivocadamente para escenarios donde su aplicación solo es más costosa y menso eficaz.

Las geoceldas son hoy por hoy una de las mejores soluciones de muro de contención que puede dar la ingeniería. La utilización de relleno local las hace útiles para el uso de márgenes en canales y estabilización de superficies en general.

Además, aportan un aspecto estético interesante al permitir el enraizamiento. Al utilizar una fila de celdas para plantar material vegetal, cualquier obra gana en sostenibilidad y estética. Hoy es una solución muy utilizada a los bordes de vías públicas que se elevan sobre otros niveles.

Terrenos inclinados

Los terrenos inclinados presentan un problema para cualquier uso que se les quiera dar. Pero las ceoceldas son una solución de aplicación casi universal para la estabilización de terrenos inclinados.

Con la instalación adecuada, una que no permita que la geocelda resbale por el terreno, la capacidad portante del suelo aumentará lo suficiente para soportar mayores cargas y disminuir la erosión.

Pero en confinamiento celular está ganando aplicación en los terrenos de siembra inclinada por una característica diferente. Los orificios en las paredes de las celdas, permiten una mejor distribución del agua y además facilitan el enraizamiento, mientras que las celdas en sí mismas son una unidad perfecta para delimitar la siembra.

Todo esto, representa una evolución en la construcción, especialmente en la característica de la contención de suelos. Y nada sería posible sin el desarrollo de las geoceldas.

FV

FV

Diseñador gráfico y web, con ganas de trabajar y aprender todo lo posible de este campo tan variado. Creativo tanto en la vida laboral como personal. Diseñar es el arte de transmitir gráficamente lo que uno imagina. Imagina, crea, diseña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *