¿Qué tipo de pagos puedes encontrar en las Apps gratuitas?

Una de las grandes ventajas que trajeron consigo los smartphones fue el sistema de tienda de aplicaciones. Mientras que antes adquiríamos software a precios desorbitados, fuese en formato cartucho para videoconsolas, fuese en formato CD-Rom para los ordenadores, de repente podíamos descargar todos los juegos y aplicaciones que cupiesen en nuestros dispositivos, y lo mejor de todo: la mayor parte de ellos sin coste alguno. Pero ¿hasta dónde podía llegar un sistema de descargas gratuitas? Había que amortizarlo, generar ingresos de alguna manera.

Entre los exponenciales progresos de las comunicaciones y la tecnología gracias a una internet democratizada y la demanda cada vez mayor de unos usuarios, muchos de los cuales ya son nativos digitales, enseguida surgieron las opciones para rentabilizar las apps gratuitas. Por supuesto, incluir publicidad siempre fue la primera opción, copiando un sistema que han empleado tradicionalmente la radio, la televisión y la prensa escrita, entre otros. Pero esto dio lugar a una de las compras integradas que más éxito ha tenido y tendrá: pagar por eliminar definitivamente la publicidad en una app o juego. Sobre todo si esta  tiene un formato pop-up completamente intrusivo que interrumpe el funcionamiento de un juego.

Otra de las grandes ideas que han tenido para rentabilizar las apps, sean juegos o herramientas, ha sido ofrecer versiones de prueba y desbloquear la versión completa al pagar una cantidad. No como el shareware que caducaba a los treinta días o traía consigo otras limitaciones, sino que ofrecen ciertas funciones y si quieres todas debes pasar por caja. Es una opción muy respetuosa, ya que algunos usuarios sólo van a necesitar ciertas herramientas y no hará falta que desembolsen una suma importante por la versión completa. Los que sí estén dispuestos a pagar, podrán familiarizarse primero con una app en vez de comprar a ciegas. De hecho, se pueden adquirir diferentes packs por separado o todos juntos, normalmente con un precio promocional.

Sin embargo, para ciertas empresas es más interesante ofrecer suscripciones mensuales o anuales. Existen ciertos programas muy conocidos como la suite de Adobe o las Office de Microsoft que prácticamente todo el mundo se apresuraba a piratear recién adquirían un equipo. Cuando la nube hizo su aparición y las webapps con ella, algunas de estas apps ofrecieron versiones ejecutables a través de internet, lo que llevó de la mano versiones para smartphones y tablets. Aquí descubrieron que, por ejemplo en un ecosistema tan cerrado como  iOS, piratear iba a ser tarea complicada. Pocos podían pagar 5000€ por una licencia de Photoshop pero una suscripción por un tiempo concreto sí era posible. Esta ha sido la verdadera oportunidad de los grandes. Justo en la misma línea están las apps de contenidos audiovisuales en streaming como Netflix, HBO, Spotify o Apple Music, por citar sólo algunas de las más conocidas: suscripción sin compromiso de permanencia para tenerlo todo y dejar de tenerlo al dejar de pagar.

En este punto encontramos otro tipo de pagos más puntuales, como son la adquisición de armas o de gemas con las que pagar armas y mejoras en cierto tipo de juegos. Estos micropagos son cada vez más frecuentes, sobre todo para jugadores que desean competir en torneos de eSports. Se podría llegar al mismo punto con paciencia y esfuerzo, pero para los impacientes, pagar por mejoras en personajes o armas es una opción muy interesante. En otro tipo de juegos como los de azar, el pago puede ser considerada una inversión porque optamos a premios en metálico. Es el caso del poker en español con dinero real, por ejemplo, en el que si hacemos un depósito pequeño y ganamos una importante suma, será dinero reembolsado con creces.

Por último, los amantes del contenido propio y offline también adquieren apps que actúan como biblioteca en la que almacenar ciertos contenidos digitales como ebooks, ecomics, audiolibros o series y películas para consumir posteriormente sin conexión a internet. Si bien estas aplicaciones son utilizadas por muchos como lectores o reproductores, suelen incluir su propia tienda en la que adquirir, normalmente a precios razonables y en ocasiones incluso sin coste, dichos contenidos. Tal es el caso de la aplicación de Kindle, Google Movies y por supuesto el mismísimo iTunes. La ventaja de este sistema es que se paga por artículo y no por mes. Aunque eliminemos la descarga, e incluso si cambiamos de terminal, podremos recuperar dicho contenido a través de la opción “restablecer compras”, que también está disponible en el sistema de desbloqueo de la versión completa para juegos y apps.

Si quieres recibir artículos como este en tu móvil únete al Canal de Escape Digital en Telegram o en Twitter

FV

FV

Diseñador gráfico y web, con ganas de trabajar y aprender todo lo posible de este campo tan variado. Creativo tanto en la vida laboral como personal. Diseñar es el arte de transmitir gráficamente lo que uno imagina. Imagina, crea, diseña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *