Rafael Ruiz Vasquez y el significado de la diplomacia

Explorando las relaciones internacionales: ¿Qué es la diplomacia? por Rafael Ruiz Vasquez.

Es una de las palabras más escuchadas últimamente cuando se analizan conflictos internacionales pero ¿sabes que significa realmente la diplomacia? Vamos a descubrir qué es la diplomacia y cuál es su importancia en el mundo de hoy.

¿Qué es la diplomacia?

Derivada del término griego “diploma» cuyo significado es: “un objeto doblado en dos«, mucho antes de que el mundo fuera hoy lo que es, esta palabra hacía referencia a un documento vinculado a una persona, el diplomático, y que le confería privilegios especiales al viajar.

Es decir, la diplomacia estaba ligada al diplomático, esa persona que actuaba como representante de un país ante otro con intereses y dispuesto a negociar. La figura del diplomático fue creciendo en importancia en una economía que dejaba atrás lo local y los países comenzaban a tener intercambios comerciales de manera más frecuente.

Es esta mirada de la diplomacia la que se alinea mejor con lo que hoy entendemos por ser diplomático, haciendo referencia a la metodología que los gobiernos tienen para poder influir sobre otros gobiernos sin necesidad de acudir a acciones bélicas, violentas o que subviertan el orden y la seguridad de las naciones. La negociación y el dialogo son palabras que normalmente acompañan al término “diplomacia» por lo anteriormente mencionado.

Pero no siempre la diplomacia hace referencia a una forma de gobernar, pues también es utilizada cómo adjetivo para describir a aquellas personas con habilidades fuera de lo convencional para poder tratar con otras durante una situación tensa o difícil de resolver. El diplomático comúnmente es capaz de hacer que dichas situaciones se resuelvan sin que las partes resulten ofendidas o insatisfechas.

Su importancia en el mundo

Cómo es de suponer, la diplomacia rige hoy nuestro mundo. Aunque es cierto que existen conflictos internacionales y siguen habiendo guerras en ciertas partes del planeta, la llegada de la diplomacia como forma de resolver las diferencias y tensiones entre naciones ha permitido reducir en gran medida los conflictos que un par de siglos atrás eran comunes entre los países.

La diplomacia sirve a los países cómo una forma no violenta de poder velar por sus intereses individuales y al mismo tiempo ayudar a construir una comunidad internacional más solida, pacífica y que persiga intereses comunes. Sin embargo, el papel de la diplomacia también contribuye a maximizar la diferencia entre aquellos países más poderosos y grandes, pero sin el riesgo de que dichos países intervengan de forma bélica a naciones más pequeñas.

Es decir, la diplomacia hoy es importante para el mundo pues es la garantía que cada nación tiene para poder dirimir conflictos con otros países sin necesidad de acciones hostiles y, al mismo tiempo, garantiza la participación de otras naciones en caso de que se necesite apoyo neutral para poder resolver el conflicto.

Conflictos que se han evitado con la diplomacia

Para poder identificar aquellos conflictos que se han logrado evitar gracias a la diplomacia, es imperativo conocer que no todas las diplomacias son iguales y una muestra de ello es la peculiar forma de diplomacia que muestran países como Estados Unidos, quienes manejan una metodología basada en la muestra de “fuerza» cómo método de disuasión.

Un ejemplo reciente de ello ocurrió en el año 2010 cuando Corea del Norte atacó una isla perteneciente a Corea del Sur. Estados Unidos en lugar de iniciar un conflicto bélico por el ataque a uno de sus aliados, utilizó una estrategia de negociación que incluía acercar uno de sus portaviones a las costas de Corea del Norte cómo advertencia tanto a Corea cómo a China de que estarían dispuestos a escalar el conflicto si no se detenían las hostilidades.

Si bien es cierto que parece contradictorio que la diplomacia pueda consistir en amenazar como poderío militar a otro, pero al mismo tiempo no querer entrar en un conflicto bélico, los resultados casi siempre suelen ser exitosos, entendiendo que los gobiernos de las diferentes naciones no suelen estar dispuestos a entrar en guerra por los costos que conlleva tanto económicos como humanos.

Otro ejemplo lo encontramos en Aceh, una pequeña provincia de Indonesia que durante décadas estuvo abiertamente en conflicto con el gobierno de dicho país en búsqueda de su independencia. Un conflicto que ya sumaba más de 15mil muertes por las guerrillas.

Para evitar más muertes, en el año 2004 se decidió intervenir de forma diplomática para resolver el conflicto, estableciendo negociaciones y diálogos que garantizaran, por una parte, cierta autonomía a Aceh y al mismo tiempo una estabilidad y cese de las hostilidades por parte del gobierno de Indonesia. En apenas 1 año se logró resolver un conflicto que se había extendido por más de 3 décadas.

El papel de la ONU en el mundo por Rafael Ruiz Vasquez

No es casualidad que el surgimiento de la ONU sea justo después de la Segunda Guerra Mundial.

Habiéndose sumergido el mundo en dos grandes guerras con consecuencias devastadoras para la economía de grandes países y, al mismo tiempo, una pérdida incalculable de vidas humanas, era necesario que el mundo se reestructurara nuevamente de forma tal que un evento así no volviese ocurrir en el corto o mediano plazo.

Por ello, el papel de la ONU es justamente ser el garante de que se respete siempre la diplomacia cómo primera alternativa ante cualquier conflicto entre naciones, sirviendo cómo punto de encuentro para que los diplomáticos puedan intercambiar los puntos de vista de cada nación y poder llegar a un acuerdo equilibrado para las partes involucradas.

La presencia de la mayor parte de los países del mundo en esta Organización es una muestra del interés real que existe por no resolver los conflictos de forma violenta, aunque no todos los países se han unido o han sido reconocidos por la misma.

Pero el papel de la ONU no solo se trata de servir como punto de encuentro de la diplomacia, sino como el garante de que se respeten las condiciones mínimas para que se inicie una negociación y al mismo tiempo se respeten los acuerdos a los que se han llegado. De esta manera, la ONU ha ayudado en gran parte a construir los acuerdos económicos, científicos y hasta culturales de la actualidad.

Claves para ser un buen diplomático 

Aunque las funciones del diplomático varían, pues dependerán de los intereses individuales de cada país y su situación, un buen diplomático es aquel que es capaz de resolver un conflicto sin necesidad de que se llegue al uso de la violencia y, al mismo tiempo, lograr que las partes involucradas queden satisfechas con el acuerdo que se ha alcanzado.

Pero lograr esto requiere de habilidades que van más allá de saber comunicarse bien o ser persuasivo, sino que requiere de claves cómo: tener conciencia de cómo los eventos de otros países pueden afectar el suyo; ser capaz de ofrecer consejos a otros diplomáticos sobre cómo actuar en los conflictos que puedan tener, poder resolver consultas tanto de los gobiernos cómo de la propia prensa sobre cómo los conflictos internacionales afectan a la nación.

Y, cómo es de suponer, un buen diplomático siempre debe estar presente en los eventos a donde se les solicita, cómo visitas a otras naciones, eventos internacionales cómo los congresos de la ONU y eventos oficiales donde asistan otros diplomáticos.

FV

Diseñador gráfico y web, con ganas de trabajar y aprender todo lo posible de este campo tan variado. Creativo tanto en la vida laboral como personal. Diseñar es el arte de transmitir gráficamente lo que uno imagina. Imagina, crea, diseña.

Deja una respuesta