Cómo conseguir más ventas al internacionalizar tu ecommerce

Así como la tecnología informática (TI) ha revolucionado la estructura organizacional en lo últimos años, ésta ha tenido una gran influencia en la manera de llevar a cabo negocios, en especial en la relación entre consumidor y empresa, ya que, desde el auge de internet y el comercio electrónico, el target se ha caracterizado por ser un público activo y participativo.

Es decir, hasta la aparición del ecommerce, las empresas solo podían realizar sus esfuerzos de marketing en comunicación a través de los medios pagados, como prensa o radio. Esto se traduce en que la comunicación era unidireccional. Sin embargo, hoy en día el cliente puede responder mediante plataformas digitales, lo que abre un gran espectro en la relación entre ambos. Lo más importante de la cuestión, es que esto no solo da nuevas posibilidades a la demanda, sino también a la oferta, ya que la empresa puede disponer de una web corporativa propia donde diseñar con mucha mayor precisión su mensaje. Es aquí donde nos centraremos.

Internet y la empresa

Múltiples son las ventajas que internet nos ha brindado, pero destacamos la micro segmentación. Esto quiere decir que se puede focalizar el público al que te vas a dirigir en grupos más pequeños, ya que existen ciento de miles de medios. Por ejemplo, ya no hay una revista sobre caza y otra sobre moda, sino millones de páginas dedicadas a cada temática y para consumidores con gustos específicos. En este sentido, los clientes a los que te diriges no se van a encontrar únicamente en un determinado ámbito geográfico, sino que se reparten en una enorme cantidad de potenciales clientes que gracias a estas tecnologías son factibles de ser alcanzados. Es aquí donde radica la importancia de internacionalizar tu ecommerce.

Lo bueno de esto es que no se trata de puntos de venta o de servicio físico en los que tengas que acarrear con los gastos y costes derivados de abrir filiales en el extranjero, sino que puedes dirigir tu negocio desde tu localización hacia el resto del mundo.

¿Es necesario estar en todas las partes del ‘globo’? Lógicamente no, no solo no es necesario, sino que no es recomendable. Una empresa ha de realizar un estudio de mercado que le proporcione aquellas regiones donde más puede sacar beneficio. Pongamos un ejemplo, sería un desperdicio de recursos que una empresa de venta al por mayor de carne vacuna y porcina española tratara de dirigir su ecommerce hacia países árabes o de Asia del sur. ¿Encontraría algún cliente? Es posible, pero ¿valdría la pena? Este ejemplo sencillo se extrapola a todo tipo de bienes y servicios, ya que un producto bien definido se consume por un usuario específico.

Al hilo de lo anterior, es vital recordar que allá donde ponemos el punto de mira existirá una cultura diferente, y por cultura incluimos hábitos de compra, religiones y horarios, así como formas de comunicación empresarial. No puedes diseñar la misma página web para vender en Francia que en Japón, porque no triunfará. Y lo más importante de lo que no te debes de olvidar: el idioma.

Una vez tengas tu estrategia de internacionalización bien estructurada, no has de descuidar la traducción de la página, ya que una traducción pobre creará en la mente del consumidor una imagen de empresa descuidada, poco o nada preocupada por su puesta online y, ante todo, no fiable o de baja calidad.

Se trata de un aspecto en el que obligatorio invertir y donde no has de contar con amateurs, sino con profesionales del desarrollo de negocios online, en especial porque existen tecnicismos lingüísticos que no todo el mundo va a ser capaz de traducirte, y porque es necesario tener un conocimiento sobre SEO para que la traducción vaya en el mismo sentido que la estrategia online. Un mal traductor puede duplicar tu contenido o rechazarte una keyword y desperdiciar una oportunidad gratuitamente.

Para prevenir que todo el desarrollo de tu negocio se vea truncado por los idiomas, contacta con servicios especializados, como Linguaserve, una de las compañías que cumplen los requisitos que describimos en este post.

Y si tu empresa se proyecta a gran escala, ¿es imprescindible traducir tus redes sociales a cada uno de los idiomas donde opera? Imprescindible no es, pero sería la excelencia. Si bien es cierto, tenemos los grandes idiomas comunes que se hablan en la mayoría de países, pero a más dedicación de tus esfuerzos de marketing, mayores beneficios comprobados.

Una vez más, se debe contextualizar todo en el terreno en el que te vayas a mover, ya que, si funcionas en una región con distintos dialectos, tus consumidores agradecerán el empeño mostrado en dirigirte a ellos de manera específica, dado que el cliente se siente valorado y se establece un vínculo afectivo con la marca, que es uno de los grandes pilares básicos que las empresas buscan en la actualidad, junto con la orientación al mercado.

FV

FV

Diseñador gráfico y web, con ganas de trabajar y aprender todo lo posible de este campo tan variado. Creativo tanto en la vida laboral como personal. Diseñar es el arte de transmitir gráficamente lo que uno imagina. Imagina, crea, diseña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *